martes, 9 de julio de 2024

Un jardín para arropar un "árbol", pero... ¡Que árbol!

En este caso, todo el jardín gira en torno a un ejemplar que ya existía antes, mucho antes, muchísimo antes de crear el jardín (algunos dicen que tiene 1000 años... otros 600, sea como sea es el ejemplar vivo más viejo de su especie.)

El Drago es una planta de la familia de las monocotiledoneas, que extrañamente tiene crecimiento secundario (similar al de los árboles e impropio de las monocotiledoneas) pero no forma anillos. Es una planta de crecimiento muy lento y que al desarrollarse tiene la mala costumbre de dejar morir partes de su estructura y emitir algunas otras... por tanto la datación de estos ejemplares es mucho más compleja para los científicos. Sea como fuere se considera este ejemplar el más longevo de la especie Dracaena draco, y es el emblema natural de la isla de Tenerife. Como curiosidad su savia al contacto con el aire se torna de un color rojo sangre. Este extraño comportamiento  fue ya apreciado por los romanos y se asoció con propiedades mágicas y medicinales.

 

Fuera de esto, es una especie interesante en jardinería, por su peculiar forma y adaptación a variados suelos siempre que estén bien drenandos. Son resistentes pero no al frío por tanto suelen plantarse en jardines de climas muy benignos como son las islas Canarias, Madeira... algunos puntos de la península ibérica...

El Drago más antiguo del planeta parece ser este del que os hablo, en la localidad tinerfeña de Icod de los vinos (vinos por cierto, conocidos en el mundo entero). A este ejemplar se le conoce como Drago milenario o Drago de Icod de los Vinos. Sobrepasa los 16m de alto y una base de casi 20m de circunferencia. 

Con semejante ejemplar, es lógico que haya sido protegido por la administración española desde principios del siglo XX. 

Sin embargo no es hasta final de la década de los años 80 del mismo siglo que se abre un concurso de ideas para conservar el "árbol" y los entornos de tan singular vegetal.  El proyecto se pone en marcha y en los 90´s se consigue retirar de las proximidades de este ejemplar la carretera y crear un jardín de 3 ha de superficie. Se crea con el fin de mantener protegido al Drago .  Se recupera las laderas aterrazadas y con acequias del "barranco" donde esta este singular vegetal. No solo eso, en colaboración con la universidad de La Laguna, que asesora al respecto, se realiza el jardín con plantas autóctonas, en gran medida sostenible por tanto y con vocación divulgativa.  

Además se han incluido recreaciones de un molino, carboneras... 

Y si sois aficionados a observar aves o reptiles podéis disfrutar con los autóctonos lagartos tizones (Gallotia galloti)  y multitud de aves que frecuentan el lugar.

Como digo el jardín esta estructurado en terrazas, aprovechando las laderas soleadas y secas o umbrias y más húmedas del riachuelo que discurre por allí,. Tiene zonas dedicadas al  Drago la llamada "guardería de Dragos" o el propio ejemplar "milenario", zonas con plantas que conforman los bosques de Laurisilva, plantas que crecen en puntos más secos de canarias, así como una muestra de especies con relevancia medicinal o agricolas tinerfeña como el plátano. 

El jardín no necesita praderas de cesped que malgastarían un agua escaso y muy codiciado en el archipiélago canario. Es un jardín distinto, que gira en torno al omnipresente Drago.

El Drago de Icod, es un atractivo turístico en toda regla. Y es una imagen típica en las postales, se programan visitas, en el jardín hay visitas guiadas  (en varios idiomas) al rededor se ha creado la casa museo del plátano o un mariposario...

El jardín es de pago pero si solo queréis admirar a lo lejos el Drago, podéis hacerlo desde un mirador existente junto a la parroquia de S Marcos.

Si pasáis por Tenerife os recomiendo visitar este monumento natural y el pueblo de Icod.

 mariocpaisajismo@gmail.com

mariopaisajista.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario