martes, 4 de diciembre de 2018

Una visita obligada en Córdoba

Jardín del Alcázar de los Reyes Cristianos, Imposible no visitarlo si viajas a Córdoba

Córdoba es una ciudad turística por merito propio, no descubro nada si hablo de su gastronomía, su rico patrimonio artístico, artesanía...  La ciudad muestra una rica herencia, en varios puntos aparecen vestigios de su pasado romano, de la influencia de árabes, judíos y cristianos.
Todos pensamos en Córdoba y nos viene a la mente la gran mezquita, Medina Azahara, los caballos, el festival de los patios... La artesanía de cuero o plata, los ricos platos como rabo de toro, flamenquines, el salmorejo, aceite de oliva... y podría seguir alargándome...
interior de la mezquita de Cordoba


El jardín del que voy a hablar hoy se encuentra ubicado junto al río Guadalquivir, era el recinto que ocupaba el antiguo Alcázar en tiempos de la dominación de la península por los árabes. Tras su reconquista se fortifica el espacio y se reconvierte en residencia de los reyes Católicos y divide entre nobles y ordenes religiosas.
Como digo siempre estos edificios han vivido tantas historias como años, siendo el alcázar convertido en tribunal de la inquisición, instalaciones militares y finalmente pasar a manos del Ayuntamiento de la ciudad.
vista desde las torres del jardín del alcázar de los reyes católicos

Dejando las edificaciones de lado, el jardín sobrepasa las 5 hectáreas y se ubica en el espacio que en la época andalusí ocupaba, en parte, huerta y jardines.
Parece ser que el germen de este espacio ajardinado fue un espacio al aire libre para el serrallo o harén Real. 
Se data sus realización paralela al nuevo acueducto que servía para abastecer jardines y dependencias de la alcazaba. Por tanto puede pensarse en un jardín en este lugar allá por el siglo IX. 
El recinto/jardines pierden importancia hasta abandonarse durante casi un siglo al trasladarse la corte a la nueva ciudad Medina Azahara.

Con la reconquista los reyes Catolicos fijan su residencia en Córdoba para continuar con las batallas contra los musulmanes y los jardines vuelven a ser cultivados. Si bien parece ser que no podía regarse convenientemente, las conducciones eran "pinchadas" antes de llegar al alcazar por los vecinos de los barrios próximo . Sumado a esto la perdida de uno de los aportes de agua; al parar una noria , por emitir un ruido que molestaba a la reina Isabel de Castilla,que en ese periodo estaba enferma.
Pese a todo a la reina la encantaba pasear por este jardín. Como digo es un lugar lleno de historia y anécdotas como que los reyes católicos tienen allí a uno de sus hijos y Cristóbal Colon pide financiación para su posterior viaje a las "indias"


El jardín en sí esta constituido por tres espacios, a distinto nivel. El más elevado y más próximo al palacio sirve para ubicar unas albercas (como veís muchas palabras con raíz árabe) que almacenan el agua que por gravedad se distribuye por canales y fuentes de la terraza intermedia e inferior.
Este aterrazado de mayor a menor cota,aprovechando la pendiente natural, sirve para tener una posicion dominante desde las dependencias del recinto palaciego y a su vez para distribuir más facilmente el agua.
La conexión entre las terrazas se realiza por medio de diversas escaleras.

En la terraza intermedia se sigue un trazado recto con varios estanques y fuentes alineados y flanqueados por cipreses podados y parterres de flor. 

La ultima terraza, la intermedia, sigue el mismo estilo formal, de forma de cruz y parterres flanqueados por setos bajos y cubiertos de rosales, planta de temporada, cítricos, fuentes...

En distintos puntos encontramos estatuas, un conjunto destacado es en el que homenajean a los reyes Católicos y Colon.

He de decir que la visita fue a principios de septiembre y pese al calor del verano cordobes de meses antes y la afluencia continua de turistas. Los jardines lucían más que  bien llevándome una grata sorpresa. Fue justo lo contrario que los tan famosos patios de los que pensé que sin estar en su mejor momento habrían resistido mejor los rigores de la canícula.
Se mantiene un guiño a su origen con los surtidores y fuentes, los cítricos, remates arquitectónicos en ladrillo, algunas plantas de huerta, paredes/muros cubiertas de jazmín o plumabo...




Como digo los jardines estaban bien limpios, y con un grado de cuidado aceptable. El cuidado de los ejes de simetría y su énfasis con los cipreses genera una sensación de amplitud, de no tener fin.

Acompaño de fotografías estas lineas para que podáis haceros una idea. No es de extrañar que sea uno de los lugares donde las parejas que van a casarse realizan los reportajes fotográficos.

Si visitáis Córdoba imprescindible visitar este espacio.

Saludos

mariocpaisajismo@gmail.com

mariopaisajista.blogspot.com.es

6 comentarios:

  1. Vaya! Pues yo no recuerdo haberlo visitado cuando estuve por allí. Pero lo apunto para la próxima.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hace mucho que no voy a Córdoba pero estoy seguro que este jardín no estaba cuando yo la visité. Al menos no como se ve ahora. Muy interesante toda la información
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego en mi visita era uno de los puntos de obligada visita para cualquiera que llevase plano y camara de foto /palo selfie jejejej.

      Un saludo

      Eliminar
  3. No he estado en Córdoba, es una de mis asignaturas pendientes y me alegro que hayas hecho este estupendo reportaje sobre este lugar del que desconocía su existencia, así que me lo apunto para esa visita futura.
    Un abrazo grande, Mario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues cuando vayas estoy seguro que te encantará por arquitectura, por su gente, su gastronomía, sus restos arqueológicos, por su musica, por sus jardines... a mi lo que menos me gusto fue su calor jejejej se nota que soy mas del norte... Un abrazo

      Eliminar