martes, 6 de diciembre de 2016

Jardín de S. Bárbara de Braga

Este martes vamos a visitar  media hectárea de intensas floraciones en un rígido diseño conformado por setos recortados, el jardín de Santa Barbara, en pleno centro de Braga.



 En pleno centro de la ciudad portuguesa de Braga encontramos este bello jardín, sin cerramiento alguno, para la libre disposición de vecinos y visitantes, lo más una delimitación de parte del perímetro por algún seto de camelia.

El espacio de una media hectárea de superficie, se asienta en el antiguo espacio ocupado por el convento de los remedios. Como vestigio de tal uso queda una fuente octogonal (siglo XVII) coronada con la imagen de Santa Bárbara , que da nombre al parque y que desde el punto central del jardín parece escrutar todo aquello que sucede en este espacio ajardinado.

No es un parque de grandes dimensiones, pero es un espacio cuidado al detalle, donde se puede sentir el cuidado que dispensan a este lugar los jardineros encargados de su mantenimiento.

Como comento es un espacio abierto en el cruce de dos calles peatonales , en su parte trasera, esta el palacio episcopal de Braga, o más bien en la parte trasera de dicho palacio, actual biblioteca y archivo, se encuentra este espacio verde. Es más el jardín se funde con el palacio con los restos de unos antiguos arcos de piedra, tal vez restos de un claustro, que delimitan el fin del parque y en una terraza inferior los del palacio, que a simple vista parecen uno solo.

El espacio se articula en parterres con bordura de boj que parten de un punto central (la fuente) subdividiendo el terreno en cuadros y cada uno de ellos en 4 parterres de forma triangular.

El jardín juega con la simetría y repetición de elementos, alternando el verde del boj con boneteros o tuyas de tonos dorados podados de forma artística, con lo que se crea la estructura de todo el conjunto. Un espacio delimitado y contenido, muy formal en su diseño.

Justo en este entramado de lineas rectas, topiarias... se rompe el formalismo con la profusión de colores de las plantas de temporada que crecen en el interior de los parterres, suavizando las lineas rectas de los setos, pero sin restarles valor estético.
Es como si lo formal ,lo que más visiblemente han realizado los jardineros a base de corta setos y tijera, mantubiese bajo control un torrente de flores salvajes que lo inundan todo dándole un aspecto silvestre a cada parterre pero que en contra de la primera impresión están pensadas para combinar entre sí y con los setos recortados...

Como comentaba el palacio episcopal parece conectado por su jardín con el ajardinamiento de Santa Barbara.
 
 Desde luego si visitáis esta ciudad del norte de Portugal, paseando por su centro histórico  será difícil que no encontréis este espacio ajardinado, tal vez una de las fotos más repetidas por cualquier turista, aficionado o no a los jardines, que decida visitar la ciudad.


¡¡¡¡Hasta el próximo martes!!!!

mariocpaisajismo@gmail.com
mariopaisajista.blogspot.com.es

6 comentarios:

  1. Está muy bonito este jardín. Como dices la formalidad de los setos recortados de boj se suaviza con las flores de temporada, así en su conjunto se ve muy equilibrado.
    Me gusta que vayas mostrando tantos jardines, estoy haciendo una lista enorme de los que quiero visitar!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Montse me alegra que te sirva para prepararte un listado de visitas... yo tendre que ir pensando en nuevos destinos para seguir mostrando más (al final se me van a acabar los que he visitado jajajaj)

      Eliminar
  2. Le queda precioso esos arcos ojivales y el palacio episcopal de fondo.
    Los árboles de la primera y penúltima foto recuerdas qué especie son? Tienen una curiosa poda.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es cierto que la arcada y el palacio de fondo le confieren mayor "empaque".
      Hace ya unos años de la visita a Braga, pero ampliando las fotos en el pc los árboles que comentas son Populus alba.

      Eliminar
  3. Guau!!! Yo me lo apunto también, como Montse.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar